Aquí hablan los amigos

Escribir una síntesis puede conllevar a una abreviación del decir que obligaría al autor o autora a dejar fuera los detalles que, dichos en el momento indicado, son el todo del asunto en cuestión. Un currículum es una síntesis violenta que le quita a la vida del sujeto al cual representa, el halo mágico que está en el vivir. La primera vez que escribí mí currículum fue para postularme a la Universidad en Berlín. Una amiga se sentó conmigo a explicarme que era aquello. El texto debía ser claro y conciso. Había en él espacio solo para la objetividad. Para lograrla, debía omitir todos los momentos-hitos de mi vida. No debía decir de quién era hijo, hermano o amigo. En el papel que desinformaba, tenía que escribir que había nacido en La Habana el 23 de septiembre de 1978. Aunque describir la Cuba de la época me pareciera más interesante. Lo que sentí cuando terminé de leer Robín Hood y se lo empecé a contar a mi mejor amigo de la primaria; el estremecimiento de comenzar una nueva vida en la barriada de Alamar cuando tenía cinco años (y dejar atrás a todos mis amigos); la alegría de tener mi propio cuarto; el vivir cerca de la playita de los rusos; mi primera bicicleta; las noches oyendo los cuentos de mi amigo Poli y de su Bayamo natal; el volver a mudarme (dejar a mis amigos de nuevo); el hacer nuevos amigos; la primera novia; el descubrir la música y estudiar mis primeros acordes de guitarra con una maestra que me encantaba: todo eso que me hace ser quien soy no debía estar en el currículum. Por eso decidí escribir un Currículum de mis detalles-vida. Un currículum en el que hablen mis amigos.

La verdad que cuando niño me dio muchísimos dolores de cabeza. ¿Yo no sé cuándo fue que él se acogió al buen vivir? Imagínense ustedes, que se fue de la casa con tres años detrás del padre, y yo lavando sin darme cuenta. Hasta que empiezo a preguntarme ¿Dónde estará el niño? Salí corriendo. En la esquina de Monte y San Rafael una mujer me gritó: ¡Párase! ¡El niño está aquí! Eso me salvó la vida, pues venia un carro que me hubiera matado. ¿Y ustedes creen que él se alegro de verme? ¡N’ombre no! Él estaba feliz con sus nuevos amigos.

Nosotros estuvimos juntos en la misma aula toda la secundaria. Nos conocimos discutiendo por alguna tontería. Con el tiempo nos volvimos inseparables. Algo que no se me olvida es una profesora que lo llevó a consejo disciplinario por haber dicho que Fidel era el presidente de Cuba. ¡Tú eras fanático a meterte en problema!

Yo lo conocí en noveno grado, él pasaba por mi casa cuando iba a hacer deporte. Me caía bien, aunque no hablábamos. Un día en una fiesta bailamos, y que conste, bailé contigo, porque mi amiguita decía que tu bailabas bien, lo cual era mentira, no sabias bailar nada.

¿Cómo nos conocimos? Bueno en la facultad fue cuando la amistad se hizo profunda. Allí éramos un grupo de amigos. Pedro siempre ha tenido un carácter difícil. A veces introvertido otras te sorprende por lo extrovertido. Al terminar la facultad comenzamos a estudiar con profesores particulares para las pruebas de ingreso de la universidad. En ese mismo tiempo entramos en un grupo de Teatro y de siete de la mañana a tres de la tarde trabajábamos de camilleros en un Hospital para pagar las clases. A partir de las ocho de la noche ensayábamos con el grupo de teatro. Terminábamos como a las doce de la noche y llegábamos a la casa a eso de las dos de la mañana. La verdad en aquellos tiempos no dormíamos mucho. No teníamos ni un kilo y siempre estábamos tomando vino malo. La nostalgia hace que Pedruco recree aquellos tiempos como geniales ¡No jodas macho! En verdad no fueron tiempos tan malos, pero porque nosotros le pusimos sentimiento y corazón. La cosa estaba en candela y nosotros con cantidad de sueños. Soñador: eso es lo que ha sido el negro toda su vida.

Yo fui una de las pocas que había pedido filosofía, y creo que Pedro también. El siempre estaba discutiendo en las clases y eso le costó más de un susto. Demasiado apasionado diré yo siempre. Y resulta que él vehemente compañero Pedro en tercer año pidió la baja. Nadie entendió nada. Hubo una reunión y se decidió que no se le podía dejar ir así. Él era muy buen estudiante. A mí me encargaron hablar con él. Se le dio la posibilidad de que comenzara el curso próximo nuevamente. A todos nos sorprendió cuando nos invitó a su fiesta de despedida. Eso de irse para Alemania así sin más, no se lo esperaba nadie. El caso es que ahora anda por allá estudiando filosofía.

Berlín fue un reto. El idioma e insertarme en la cultura eran la llave para poder continuar estudiado. La ciudad me anido y me mostro en su cotidianidad la pesadilla de ser emigrante. La aventura no termina. A veces se torna grotesca y cruel, mas siempre busco la sonrisa que me salva.

hasta ahora 1 comentario sobre 'Aquí hablan los amigos'

  1. avatar Gabriel Calderón dice:

    Hola Pedro
    me encantó tu síntesis
    en fin
    comentarte que yo crecí junto a una playita que se llama
    La playita del gas
    -imaginate-
    nunca me bañe en esa playa porque es una playita en pleno centro de montevideo, ya que como sabrás montevideo esta sobre el mar, que en realidad es río.
    entre varias cosas, me quede recordando los nombres de las playas de montevideo, te las enumero a ver si alguna te gusta o tiene relacion con otra playa de por ahí :
    Por ejemplo, mientras vos tenés una playa de los rusos, acá hay una playa que se llama playa de los ingleses. Después encontramos: la playa Honda, la playa Carracso, la playa Pocitos, la playa Ramirez, playa Malvin, playa del cerro, etc.

Haz un comentario